3 razones para respirar con el diafragma

Abr 24, 2018 | Salud

¿Sabías que la gente de media respira 16 veces cada minuto? ¡Esto son 23.040 veces cada día! Hoy en día vemos a la mayoría de los adultos respirando  incorrectamente. La gran mayoría,  el 90% respira levantado el pecho. A menos que tengas alguna patología, esto no es lo ideal e incluso puede ser la base de muchas molestias de cuello, cabeza, ansiedad y otros problemas derivados. ¿Te gustaría saber qué ventajas tiene respirar con el diafragma?

Estos son los beneficios de respirar con el diafragma

  1. Reduce el cargo que generamos en la musculatura cervical conectada al pecho. Si habitualmente levantamos el pecho para respirar vamos a generar una sobrecarga en la musculatura del cuello, en los esternocleidomastoideos y  en los escalones. La sobrecarga en esta musculatura está demostrado que está  relacionado con dolores de cuello y cabeza.
  1. Relajamos y reforzamos las lumbares. Cuando practicamos la respiración abdominal, estiramos y así relajamos la musculatura en la zona lumbar. También, cuando respiramos con el diafragma aumentamos la presión interna  que tenemos en la zona lumbar, protegiendo la columna, los ligamentos y la musculatura de lesiones y reduciendo la probabilidad de dolores lumbares.
  1. Relajación. Cuando respiramos con el diafragma tenemos la tendencia de respirar más despacio, y así nos relajamos mentalmente y físicamente. Cuando tenemos mucho estrés o actividad en la vida, nuestro cuerpo activa el sistema simpático por respuesta, lucha o escape y esto aumenta la frecuencia de respiración con el pecho. Cuando practicamos y nos entrenamos para respirar con la diafragma, es como un «Botón de reset» y nos puede ayudar a reducir la respuesta del sistema simpático, dejándonos relajarnos.

Practica estos ejercicios de respiración diafragmática

Bien, ya sabemos las razones por no respirar con el pecho y los beneficios de la  respiración abdominal/diafragma. Entonces, ¿cómo la practicamos? Es muy sencillo:

  1. Nos tumbamos boca arriba. Colocamos una mano encima del pecho y otra encima de la tripa. Cerramos los ojos e inspiramos  y expiramos  por la nariz despacio.
  2. Al  inspirar y sacamos la tripa a la misma vez, dejando el aire rellenar los abdominales.
  3. Al expirar dejamos  la mano sobre la tripa bajar.
  4. Siempre controlamos  con las manos que parte del cuerpo está moviéndose. 
  5. Luego, cuando puedas  hacer esta  respiración sin mover el pecho, estás listo para realizarla durante tu día a día,  andando por la calle, sentado, trabajando, comiendo. Fíjate  qué parte del cuerpo, el pecho o el abdomen se mueve  mientras respiras y intenta que sea el abdomen.

Si tienes cualquier pregunta sobre este tipo de respiración, sobre la columna, reducir el estrés o cómo vivir más sano a través de tener una columna más sana puedes ponerte en contacto con nosotros.

Nos dedicamos a cuidar las columnas de toda la familia, naturalmente!

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?
Hola, ¿podemos ayudarte?