Reduce el estrés con la quiropráctica

Reduce el estrés con los cuidados quiroprácticos

Cuando escuchamos la palabra “estrés” solemos pensar en situaciones que nos ponen nervioso y que afectan a nuestras emociones. Pero, estas situaciones son solamente un ejemplo de los tres tipos de estrés que todos nos encontramos en nuestras vidas.

En el ámbito profesional los quiroprácticos identificamos tres tipos de estrés que afectan directamente al correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso y de nuestro bienestar:

  • Estrés emocional. Este tipo de estrés es el más conocido y del que todo el mundo hablamos. El estrés emocional puede aparecer por culpa de las responsabilidades personales y profesionales de nuestro día a día; de eventos que nos pueden causar ansiedad, como por ejemplo un examen; o también por el sufrimiento de hechos traumáticos puntuales como un periodo de duelo, mudanza o de divorcio.
  • Estrés químico. El estrés químico es menos obvio que el estrés emocional, pero es igual de importante por sus consecuencias. El estrés químico incluye todas las partículas que entran en nuestro organismo e influyen en el cuerpo como la calidad del agua que bebemos, los alimentos -orgánicos o no- que comemos a diario, el aire que respiramos o la medicación que tomamos. El ejemplo más claro de un estrés químico presente que afecta a la mayoría de la población es el consumo de alcohol, el tabaco, la cafeína o las drogas.
  • Estrés físico. El estrés físico está causado por movimientos repetitivos. Normalmente acompañados de malas posturas en el trabajo, el deporte, o nuestro tiempo de ocio; como pasar demasiado tiempo enfrente del ordenador, haciendo movimientos de carga y descarga, leyendo… El estrés físico también puede estar provocado por eventos concretos que inciden directamente en nuestra columna vertebral como los accidentes u otros traumas físicos, caídas, golpes, lesiones deportivas, accidentes de tráfico, …

En muchos casos el llevar una vida sedentaria es suficiente para provocar problemas en nuestra columna vertebral y afectar a nuestro bienestar.

¿Por qué es importante medir nuestro nivel de estrés?

Saber cuál es nuestro nivel de estrés es de vital importancia porque el estrés influye de manera directa en nuestro sistema nervioso.

El sistema nervioso es quien dirige, regula y organiza todo nuestro cuerpo. El resto de los sistemas presentes en nuestro cuerpo como el sistema circulatorio, respiratorio, digestivo, reproductivo, hormonal, muscular y esquelético necesitan el buen funcionamiento del sistema nervioso para funcionar de forma correcta.

El sistema nervioso funciona en dos niveles -simpático y parasimpático- para controlar las funciones de nuestro cuerpo y sus actos involuntarios:

El sistema nervioso simpático es el encargado de regular las respuestas corporales de activación:

  • Libera adrenalina por todo nuestro torrente sanguíneo a través de la glándula suprarrenal
  • Dilata las pupilas
  • Acelera la frecuencia cardíaca
  • Abre las vías respiratorias para que aumente el oxígeno en la sangre
  • Inhibe el sistema digestivo para concentrar esfuerzos en tareas de ataque y huida
  • Mantiene el tono muscular
  • Estimula el orgasmo

El sistema nervioso parasimpático es el responsable de volver al estado de equilibrio y de conservación después de la activación del sistema simpático.

  • Constriñe las pupilas
  • Reduce el volumen de los pulmones
  • Disminuye la frecuencia cardíaca
  • Estimula el proceso digestivo
  • Provoca la relajación muscular
  • Y, complementa la estimulación en la excitación sexual

Gracias a un mecanismo de homeostasis ambos niveles, el simpático y el parasimpático, consiguen trabajar de forma complementaria y hacer que nuestro cuerpo responda de forma adecuada en diferentes situaciones.

Si tenemos mucho estrés, da igual si es emocional, físico o químico, nos puede afectar al balance delicado de nuestro cuerpo y producir problemas.

Por esta razón es tan importante evaluar nuestro estrés y nuestra columna vertebral para saber si el estrés ha producido la aparición de subluxaciones en alguna de nuestras vértebras de nuestra columna vertebral.

Si existe una subluxación en nuestra columna vertebral, nuestro cuerpo no puede comunicarse correctamente, aumenta el estrés y se reduce nuestro bienestar y vitalidad.

¿Cómo nos afecta el estrés?

El estrés nos afecta a todos, pero no a todas las personas nos afecta de la misma manera.

Hoy en día vivimos en una sociedad acelerada: niños con muchos exámenes y expectativas; adultos con trabajos exigentes y estresantes y con cada vez mas gastos; y mayores que quieren aprovechar la tercera edad con la mejor calidad de vida posible.

Un gran porcentaje de españoles sufrimos de estrés crónico, afectando a nuestro bienestar y con ello a nuestras capacidades para vivir una vida de calidad como la que deseamos tener.

Distintas investigaciones médicas concluyen que el estrés crónico afecta al organismo general, provocando distintos tipos de problemas de salud.

Por este motivo es tan importante cuidarse y cuidar de nuestra columna vertebral aunque no sintamos una molestia o un dolor físico concreto.

Como dice el refrán, «vale más prevenir que curar» para optimizar nuestro rendimiento y mejorar nuestra calidad de vida.

Lo importante es asegurarnos de que nuestro cuerpo está bien adaptado para gestionar estos tres tipos de estrés teniendo una columna vertebral libre de subluxaciones.

¿Como puede ayudarte la quiropráctica?

Diversos estudios científicos han demostrado la eficacia de la quiropráctica para reducir los niveles de ansiedad. La quiropráctica puede ayudarte a reducir tu nivel de estrés y mejorar tu bienestar con ayuda de un cuidado quiropráctico.

Antes de recibir tu cuidado quiropráctico escríbenos un WhatsApp o solicita tu estudio quiropráctico para saber si el estrés que padeces está provocando la aparición de diferentes subluxaciones en las vértebras de tu columna vertebral.

El cuidado quiropráctico se especializa en corregir las subluxaciones de nuestra columna vertebral para mejorar el funcionamiento de nuestro sistema nervioso y promueve una mejor adaptación al estrés. Mejorando también nuestro bienestar.

Pide tu estudio quiropráctico y te ayudaremos a reducir el estrés

Solo cinco pasos te separan de mejorar tu bienestar

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?
Hola, ¿podemos ayudarte?