Preguntas frecuentes (FAQ)

¿En qué consiste el cuidado quiropráctico? ¿Son masajes?

No, rotundamente no. El quiropráctico realiza ajustes manuales específicos (ajustes) de las vértebras y diferentes articulaciones con el fin de que estas normalicen su funcionamiento y no produzcan interferencias en la función del sistema nervioso. Los ajustes son aplicaciones manuales muy breves y de gran efectividad, que exigen una gran habilidad que solamente se puede conseguir a lo largo de varios años de aprendizaje en ámbito universitario. Esto nada tiene que ver con los movimientos manuales realizados sobre la piel o músculos conocidos como masaje.

¿Cuál es la diferencia entre un quiropráctico y un quiromasajista?

No tienen nada que ver. La quiropráctica, el quiromasaje, la fisioterapia, y la osteopatía son profesiones distintas. No es que una sea mejor que otra, simplemente son distintas y se utilizan con fines distintos. El quiropráctico es el especialista en la columna vertebral y en cómo esta afecta al sistema nervioso.

Estoy en rehabilitación, ¿puedo ir al quiropráctico?

Sí. Son dos actividades totalmente distintas y que se complementan perfectamente.

Tengo osteoporosis, ¿puedo ajustarme?

Sí y de hecho acuden muchas personas con osteoporosis que encuentran gran alivio con la quiropráctica. Los ajustes son muy suaves y ayudan al cuerpo a relajarse y a funcionar mejor.

El ruido de algunos ajustes, ¿es normal, dañino o beneficioso?

El ruido que se aprecia en ocasiones con algunos tipos de ajustes quiroprácticos se debe a un cambio de presión de nitrógeno que este adentro de la cápsula articular. Es totalmente indoloro.

¿Qué síntomas tengo que tener para visitar a un quiropráctico?

Ninguno en especial. ¿Esperas a que te duela una muela para visitar a un dentista? Normalmente no. Muchas personas se hacen reconocimientos y limpiezas anuales para mantener tus dientes sanos. Lo mismo ocurre con tu columna vertebral. No hace falta que esperes a tener síntomas para hacerte una revisión.

¿Pueden los mayores, los niños y/o las embarazadas recibir ajustes quiroprácticos?

No sólo pueden sino además, deberían. Las necesidades particulares de esos colectivos y la importancia de que gocen de óptima salud hace del cuidado quiropráctico una opción especialmente recomendable para ancianos, niños y mujeres embarazadas.