Dolor de cuello

El dolor de cuello puede ocurrir por varias razones, y sobre todo tenemos que dejar claro si el dolor viene de un accidente o caída o si empezó sin ningún evento “traumático”. También es importante saber si es algo crónico, relacionado con posturas o niveles de estrés u otras variables que nos pueden ayudar a formar un plan de cuidado para mejorar lo que notas.

El dolor de cuello tiene una alta incidencia en nuestra sociedad. Según estudios el 30% de la población anualmente tiene dolor de cuello, y desafortunadamente con tanto uso de móviles y pantallas sólo vamos a  ver esta cifra aumentar en los próximos años.

El cuello es parecido a otras partes del cuerpo y todo lo que hacemos por él le suma salud y funcionamiento y por el contrario si habitualmente ponemos malas posturas o hacemos cosas que nos molesten en el cuello vamos a generar un desgaste en la zona a nivel muscular y óseo. Esto puede desarrollar subluxaciones e influir en el funcionamiento de los nervios que pasan por las cervicales como son los del cuello y también los de los hombros, brazos y manos.

Ajustar el cuello y otras zonas de la columna puede ayudar al funcionamiento de la columna y del sistema nervioso, y así aumentar la capacidad del cuerpo de mejorarse y recuperarse. A través una primera visita, valoramos cada caso individualmente y desarrollamos un plan de cuidado para cada uno.