Dolor de cuello, hombro, codo y manos

Feb 7, 2016 | Casos

El dolor de cuello es una de las dolencias más comunes. En un momento u otro todos hemos sufrido alguno. Las principales culpables: las cervicales. Las cervicales son muy vulnerables, ya que se trata de la zona más frágil de la columna: sujetan la cabeza, que pesa entre 4 y 8 kilos, mientras permiten la rotación de la misma.

Entre las cervicales pasan todos los nervios que atraviesan el hombro y el brazo hasta llegar a la mano, es decir que cualquier desplazamiento cervical puede provocar dolor o incapacidad funcional en estas partes. Son muchos los factores que provocan dolencias de cuello, hombro y brazo:

  • Las malas posturas al dormir.
  • Las malas posiciones en el trabajo (cabeza inclinada hacia delante cuando estamos delante del ordenador, teléfono que colocamos entre la oreja y el hombro…).
  • Los malos gestos (al levantar peso o al practicar deporte).
  • Los accidentes de tráfico.
  • El estrés de la vida, etc.

Como resultado mucha gente llega a perder la curva natural del cuello y tener rigidez y tensión en las cervicales, lo cual se traduce en irritación de nervios que puede irradiar hacia los hombros, codos y manos.

Dolor de cuello (cervicalgia o rigidez cervical)

A menudo nos duele el cuello porque sus músculos trabajan en exceso para tratar de recuperar la curva normal de las cervicales. Así acabamos con dolorosas contracturas musculares que pueden además causarnos dolores de cabeza, mareos, visión borrosa, dolores de brazo.

Los masajes sólo enmascaran los síntomas, aliviándolos de forma temporal. En cambio, al reposicionar las vértebras en su sitio, el doctor en Quiropráctica trata a la vez el dolor y la raíz del problema.

Dolor de hombro

El dolor de hombro suele estar causado por una incorrecta posición del hombro que pone presión sobre los nervios y tendones del manguito de los rotadores haciendo que se inflamen (tendinitis) e incluso que se lesionen. También existen otras posibilidades que pueden causar el dolor de hombro:

  • Artritis en las articulaciones del hombro.
  • Bursitis, inflamación de un saco lleno de líquido que hay en el interior de las articulaciones y que ayuda a que el hombro se mueva mejor.
  • Síndrome del hombro congelado, rigidez de los tendones, músculos y ligamentos del hombro que causan dolor al realizar movimientos.
  • Dislocación o fractura del hombro.

Todos estos problemas vienen del mal alineamiento del hombro, que pinza y desgasta a los tendones, músculos y nervios del hombro. También hay que reconocer que el control del hombro viene de los nervios cervicales (del cuello) y dorsales (espalda)

Antes de recurrir a una operación o infiltraciones, hay que acudir al doctor en Quiropráctica, puesto que en la gran mayoría de los casos se trata de un dolor irradiado, es decir, procedente de un pinzamiento de nervio en el cuello.

Dolor de brazo

La afección más temida, llamada cervicobraquialgia es un dolor fulgurante que empieza a menudo como un hormigueo, o una sensación de calor y frio y va desde el cuello hasta el brazo y a veces la mano.

Suele provenir de una protrusión o hernia discal o de un pinzamiento de nervio en el cuello.

El especialista en Quiropráctica, obtiene muy buenos resultados en ese caso gracias al ajuste específico que ayuda a restablecer el movimiento normal y la posición correcta de las vértebras liberando la irritación del nervio que irradia hacia el brazo.

Dolor de codo

El dolor más famoso es «el codo de tenista» o epicondilitis, que es una inflamación de los tendones. Un ajuste quiropráctico específico del codo ayudara a reequilibrar la articulación para que su inervación mejore y que se relajen los tendones y músculos. Sin embargo, a menos de ser un consumado tenista (sufrir un codo de tenista es algo muy raro), en la gran mayoría de los casos se trata de un problema de compresión del nervio a nivel cervical, tratamiento en el que se especializa el doctor en quiropráctica.

A menudo cuando la gente siente un entumecimiento en la muñeca, piensa que se trata del túnel carpiano. Muchas veces se opera cuando en realidad se trata del comienzo de una cervicobraquialgia (ver Dolor de brazo), causada por un problema cervical. Sería una lástima operar en estos casos, porque la intervención quirúrgica implica el riesgo de provocar una fibrosis. Así que antes de someterse a cualquier operación, ¡hay que mirar las cervicales!

En caso de un verdadero Síndrome del Túnel Carpiano el cuidado quiropráctico devolverá a los huesos de la muñeca su movilidad y alineación correcta para que el nervio mediano deje de estar pinzado.

La solución quiropráctica para el dolor de cuello

El especialista en quiropráctica, le examinará y realizará pruebas diagnósticas para determinar de manera exacta que está causando su dolor. Si, como en la mayoría de los casos, se trata de las cervicales, le realizará ajustes del cuello suaves y muy precisos para eliminar la presión sobre los nervios pinzados y posicionar las vértebras correctamente. A la vez, estos cuidados quiroprácticos para los dolores de cuello permiten mejorar la movilidad tanto de la zona cervical como de los músculos.

Naturalmente, si se trata de un problema de hombro, codo o muñeca, el especialista quiropráctico realizará ajustes muy específicos de la articulación en cuestión, para aliviar el dolor y solucionar el problema, eliminando la presión sobre los nervios y músculos y devolviendo el movimiento y posición correcta a la columna.

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?
Hola, ¿podemos ayudarte?