Ciática

El nervio ciático está formado por los nervios que se encuentran entre la cuarta vértebra lumbar y el sacro. La irritación del nervio ciático provoca un dolor en la zona lumbar que se propaga hacia las nalgas y las piernas. Los ajustes quiroprácticos disminuyen la inflamación del nervio y alivian el dolor.

¿QUÉ ES LA CIÁTICA?

El nervio ciático es el más grande y largo de su cuerpo. Comienza en su cintura lumbar por la unión de los nervios que se encuentran entre la cuarta vértebra lumbar y el tercer segmento sacral.

El dolor sigue el recorrido del nervio ciático desde la zona lumbar hacia abajo por las nalgas y piernas, y a veces se extiende al tobillo, pie y dedos, pero ¡también puede irradiarse hacia su espalda!

El dolor puede ir acompañado de sensación de descargas eléctricas o quemantes, entumecimiento, alteración de la sensibilidad, escozores, hormigueos, o pérdida de fuerza en la pierna.

Para hacer más complicadas las cosas, aunque usualmente el dolor ciático es en la parte posterior de las piernas o muslos, en algunas personas puede estar en el frente o en los costados de las piernas o aun en las caderas. Para algunos, el dolor esta en ambas piernas: ¡ciática bilateral!

La cualidad del dolor puede variar. Puedes ser un palpitar constante y luego puede desaparecer por horas y aún días, puede ser muy doloroso o puede ser como una cuchillada.

CAUSAS DE LA CIÁTICA

La ciática tiene una amplia variedad de causas. Una columna no saludable con desalineamientos de vertebras, con un disco intervertebral dañado, con una protrusión discal o una hernia discal puede ser una causa que su doctor en quiropráctica determinará.

Las causas más comunes de la ciática son malas posturas, accidentes, traumatismos, golpes, estrés, muchas horas sentado… Cualquier presión, espasmo muscular, tirón en la espalda, dolor o inflamación que afecte al nervio ciático puede desencadenar la ciática.

Pero cual sea la causa de la ciática, casi siempre el origen del dolor viene de una subluxación vertebral es decir una vértebra bloqueada o desalineada que inflama o comprime el nervio ciático. El resultado puede ser dolor en una o ambas piernas.

LA SOLUCIÓN QUIROPRÁCTICA A LA CIÁTICA

“Todas las victimas del dolor ciático deberían ver a un doctor en quiropráctica para asegurarse de que su columna lumbar no tiene una subluxación vertebral que causa desalineamiento vertebral, presión en el disco y en el nervio ciático. “

El especialista quiropráctico realiza un examen sobre la zona lumbar y sacral porque ahí es donde están las raíces del nervio ciático.

Gracias a ajustes vertebrales específicos, el quiropráctico elimina la presión sobre el nervio ciático y reposiciona las vértebras de las lumbares o del sacro en su posición correcta para que no recure el problema.

A diferencia de las soluciones tradicionales, la Quiropráctica no se contenta con aliviar el dolor sino que busca y trata el origen del problema, a fin de evitar que éste vuelva a surgir o empeore.

La salud de la columna vertebral mejora así de una manera natural, segura, sin el uso de cirugía o fármacos y, por tanto, libre de riesgos o efectos secundarios.

Otra ventaja es que al tratar el problema lumbar, toda la columna vertebral se encuentra más equilibrada. Por consiguiente el sistema nervioso funciona mejor, lo cual repercute favorablemente sobre todo el organismo y la salud.

Estudios realizados por la Universidad de Parker en los Estados Unidos mostraron que los ajustes quiroprácticos son muy efectivos en aliviar la ciática.

“El 85% de los pacientes mostraron muy buena mejoría en los dolores de ciática y han encontrado que la quiropráctica fue superior a las inyecciones analgésicas que solo tapan el dolor, y muchas veces salvándolos de la cirugía de columna.”

¿Y SI TENGO ESPONDILOLISTESIS?

En algunos casos el dolor viene por una espondilolistesis. Es el deslizamiento de una vértebra sobre la que la sigue. El deslizamiento puede ser de toda la vértebra o sólo del cuerpo (si hay fractura). La Quiropráctica se utiliza en estos casos para descomprimir la zona afectada y evitar la degeneración, pero también alivia mucho el dolor de ciática.

En el CENTRO QUIROPRACTICO LOGROÑO deseamos que te mejores de tu ciática. Por ello, te ofrecemos una sesión informativa gratuita para que conozcas cómo la quiropráctica puede ayudarte.

¡DILE ADIOS A TU CIÁTICA!